jueves, 9 de abril de 2015

Hermano Lobo.

Hace unos días Felix Rodriguez de la Fuente hubiese cumplido ochenta y tres años. Si viviese tendríamos a un anciano. No sabemos en que facultades. Pero sabemos lo que opinaba cuando nos dejó. Hace ya la friolera de treinta y cinco años. Y opinaba que el lobo debía vivir. La España cuando el vivía era muy distinta a la de hoy. Pero muchos de aquellos niños que escuchábamos a Felix estamos vivos y seguimos enamorados de la Naturaleza y no olvidamos a quién nos la mostró con tanta profundidad y claridad . El eco de su voz profunda está en nuestra impronta. Y aunque es odioso comparar esas dos Españas tan lejanas en el tiempo. Es odioso que en pleno siglo veintiuno estemos con el debate de eliminar a los lobos de nuestra Iberia o vivir con ellos de forma pacífica. Yo, desde que salgo al campo a disfrutar de la Naturaleza, a estudiarla, a contemplarla, no había tenido nunca el contacto con  lobos. Pero hace escasamente cuatro meses se me cruzó en mi vida una loba y dos de sus cachorros. No fue una visión fugaz. Si no que fueron muchos segundos de observación donde la loba adulta clavó sus ojos en mi. Desde ese día su mirada a transformado mi visión de este animal. Entonces recordé a Felix y a su primer encuentro con los lobos. Allá por su tierra, que es mi tierra, la de Burgos. Y muchos han sido los que se quedaron prendados de la mirada del lobo salvaje. Esa experiencia llegó a lo más profundo de mis entrañas. Y así hasta hoy.

Ahora se está llevando a cabo una guerra entre los partidarios de que el lobo siga estando con nosotros o por el contrario le perdamos para siempre. Yo creo que esa batalla es la que se está saldando en el ser humano. Son tantas cosas las que simboliza el lobo...

Muchos bienpensantes harán un análisis de su ventajas e inconvenientes y sacarán sus propias conclusiones. Pero aquí no estamos sólo en un conflicto de intereses. Sino en un cruce de caminos qué nos indica qué relación queremos tomar con nuestra madre tierra. Muchas batallas se están lidiando pero sólo una es importante.  La que tiene el ser humano consigo mismo.¿Sabremos vencer sin que nos sigamos devorando?.


Imagen:
Antonio Ojea Gallegos
http://www.ojeailustraciones.es/es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario